Alertan ante la falta de políticas públicas para atender la pesca en México

Comparte esta noticia

Ernesto Méndez

CIUDAD DE MÉXICO

En esta cuaresma, cuando te sientes a la mesa a disfrutar de un exquisito huachinango, mero o pargo, debes saber que en México la pesca de éstas y cientos de especies se hace a ciegas, sin conocer abundancia, volúmenes de captura, número de embarcaciones o personas que dependen de su aprovechamiento.

Te puede interesar: Inicia temporada de pesca de sardina en Golfo de California

De acuerdo con la Carta Nacional Pesquera, 368 especies, incluido el huachinango, mero y pargo, se encuentran catalogadas como “escama”, en el renglón de “otras”, a pesar de la importancia social, ambiental y económica que tienen para los pescadores ribereños o artesanales del país, ya que el total de estas variedades aportan en promedio el 44 por ciento de la producción nacional.

Además de que fichas de pesquerías tan emblemáticas como la del pulpo tiene 21 años sin actualizar, por lo que ya son obsoletas para saber su disponibilidad y establecer lineamientos, normas, estrategias y demás previsiones para su protección o restauración.

Según la Auditoría Pesquera 2.0 realizada por Oceana México, el 51 por ciento de las fichas de la Carta Nacional Pesquera tienen más de ocho años sin actualizar, sólo el 1 por ciento cuenta con información completa, y en el tema de opacidad, en el 96 por ciento de los casos se desconoce el origen de los datos y cómo se pueden verificar.

Esteban García-Peña, director de Campañas de Restauración Pesquera de Oceana México advirtió que únicamente el 25 por ciento de las pesquerías en el país cuenta con Plan de Manejo, es decir, una de cada cuatro.

“Las demás solamente se llevan a cabo con permisos, no sabemos cómo están las pesquerías, no hay criterios que establezcan cómo se manejan las pesquerías, y esto, lo dicen varios expertos, representa pérdidas anuales por hasta mil millones de pesos”, indicó.

Por su parte, Renata Terrazas, directora ejecutiva de Oceana México lamentó que a dos años de la presente administración federal no haya cambios significativos en políticas públicas o gestión de los recursos pesqueros por parte de Inapesca y Conapesca, como es el asunto de la trazabilidad para conocer con total transparencia la ruta que siguieron nuestros pescados o mariscos desde que son capturados hasta que llegan al plato.

También puedes leer: Combate a pesca ilegal requiere política integral: Oceana México

“No se ha hecho nada, no se generó información para tomar decisiones, no se modificó la forma de manejar la pesca, pareciera que la pesca en México significa gestionar permisos, no se han tomado decisiones de política pública relevantes para atender las pesquerías que están en deterioro, no se han implementado medidas de restauración que aseguren el futuro de la pesca”.

“Las preguntas que deberíamos hacernos son: ¿Cuántos empleos estamos dispuestos a perder?, ¿Cuántas comunidades estamos dispuestos a lanzarlas a la pobreza?, porque van a dejar de pescar o van a pescar menos”, cuestionó.

Agregó que se requiere poner atención en el impacto social de la actividad que desarrollan 300 mil pescadores ribereños, impulsar la seguridad alimentaria que podría brindar la producción nacional de pescados y mariscos, así como atender el impacto ambiental, porque no hay forma de continuar con la pesca al ritmo que vamos.

Visita nuestras Galerías p>

*brc


Comparte esta noticia
Scroll to Top