Campeonitis

Comparte esta noticia

Está por terminar la sexta fecha del campeonato, una jornada donde, afortunadamente, hemos tenido bastantes goles.

Y después de seis jornadas, el campeón León no arranca todavía.

Luego de coronarse ante los Pumas en diciembre pasado, el estratega Nacho Ambriz le dio unos días de descanso a su plantel y después hicieron una minipretemporada, donde no se pudo trabajar de la mejor manera.

Los jugadores cansados, física y mentalmente, no han podido, a lo largo de lo que llevamos de 2021, ponerse a punto y, a pesar de que todos los partidos los luchan a muerte, les está faltando la chispa que los llevó a ser el mejor equipo del país durante dos años.

El equipo no está tan mal como dicen los números y lo dejaba en claro Ambriz en la rueda de prensa de Tijuana, pero la realidad es que están lejos de su mejor nivel.

Son los mismos jugadores, con excepción de Aquino y uno que otro refuerzo, pero la base es la misma que logró enamorarnos con su futbol durante mucho tiempo. La realidad es que el cuadro esmeralda tocó fondo físico y su técnica individual está lejos de lo mejor que pueden mostrar.

Será un torneo duro para León, no se pudieron preparar como en ocasiones anteriores y aquí sí aplica el término campeonitis para evaluar lo hecho después de seis jornadas.

Yo creo que todavía hay tiempo para meterse a la liguilla, aunque ya viene la séptima fecha, pero futbolísticamente el equipo no se ve para cuándo pueda volver a tomar su ritmo habitual.

Ambriz está por renovar por varios años con la Fiera y es lo mejor que le puede pasar a todos los involucrados. Debe empezar a buscar jugadores diferentes y reorganizar el plantel de cara al futuro.

Es un excelente entrenador que sabrá cómo componer la situación, pero nadie puede negar que la gran decepción del torneo se llama León.

Son campeones defensores, pero están enfermos de campeonitis.

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comparte esta noticia
Scroll to Top