CFE y la pandemia

Comparte esta noticia

Cuando dio inicio esta pesadilla del coronavirus en el 2020 y el Gobierno federal pidió a las familias que entraran en un confinamiento voluntario para evitar que los contagios se propagaran, se aseguró que esto no traería consecuencias en el consumo de la energía eléctrica, pero la realidad fue muy distinta, ya que los recibos durante el verano se dispararon al doble y hasta el triple de su costo normal; y aunque desde la CFE se decía que la tarifa residencial no habían aumentado, el consumo, que solo algunos pudieron pagar, reflejaba un incremento de locura. 

El Frente Sinaloense de Usuarios de la CFE asegura que desde noviembre de 2018 comenzó esta alza gradual y se ha mantenido hasta diciembre de 2020, lo que ha traído consigo que el consumo básico de 75 kW presente un aumento del 15 por ciento en ese periodo y el de 300 kW subió al seis, lo que deja entrever que en estos tiempos la luz se ha vuelto un lujo que no todos pueden cubrir. 

De manera errada, la paraestatal basa sus cobros en cálculos que efectúa apoyada en estimaciones que tienen muy poco que ver con la realidad. Y justo ahora, que familias enteras trabajan y estudian desde el hogar, se han dado cortes masivos por los recibos impagables que emiten, resultando estas acciones igual de dañinas que el propio COVID-19.


Comparte esta noticia
Scroll to Top