Descubren que hay vida a 900 metros bajo el hielo de Antártida

Comparte esta noticia

Bajo las plataformas de hielo de la Antártida, existe más vida de la esperada: hay animales similares a esponjas de mar, revela un estudio liderado por el Relevamiento Antártico Británico (BAS, por sus siglas en inglés).

Durante la exploración, investigadores perforaron a una profundidad de 900 metros sobre la plataforma de hielo Filchner-Ronne, ubicada en el sureste del mar de Weddell.
 
A pesar de que este sitio se encuentra a una distancia de 260 kilómetros del mar abierto, en completa oscuridad y con temperaturas de menos 2.2 grados centígrados, los científicos que participaron en la investigación hallaron animales en una roca del fondo del mar.

Leer más: En la Patagonia argentina hallan los restos del que quiza sea el mayor dinosaurio terrestre conocido 
 
Se trata de animales estacionarios, es decir, que permanecen fijos en un lugar. Son similares a las esponjas de mar y, potencialmente, pertenecen a especies desconocidas hasta ahora por la ciencia, señala un comunicado.

Huw Griffiths, autor principal del estudio publicado en “Frontiers in Marine Science”, aseguró que este descubrimiento es un accidente afortunado que muestra cómo la vida marina de la Antártida se adapta a un mundo helado.
 
Sin embargo, adviertió que los investigadores tienen poco tiempo para estudiar y proteger a estas especies debido al colapso de las plataformas de hielo como consecuencia de la crisis climática.
 
El hallazgo de los nuevos animales plantea más preguntas que respuestas, de acuerdo con Griffiths. Por ejemplo: cómo llegaron ahí, qué comen, cuánto tiempo han estado ahí, si pertenecen a las mismas especies que se ven en el exterior o son nuevas y qué pasará con ellas si colapsan las plataformas de hielo.
 
Las teorías actuales sobre organismos en las plataformas de hielo sugieren que toda la vida se vuelve menos abundante conforme se aleja del mar abierto y la luz del Sol.
 
Ya que los animales como las esponjas de mar se alimentan por filtración, dependen del suministro de alimentos del exterior, así que se esperaba que fueran de los primeros en desaparecer bajo el hielo.
 
Por lo tanto, fue una sorpresa para los científicos descubrir una roca cubierta de extrañas criaturas.
 
El objetivo del grupo de geólogos era perforar el hielo para recolectar muestras de sedimentos de la Antártida, una región donde sólo se ha explorado un área similar al tamaño de una cancha de tenis en ocho perforaciones anteriores.

Leer más: Un marino impresionado al recibir algo que perdió hace 53 años en la Antártida
 
“Para responder a nuestras preguntas, tendremos que encontrar una manera de acercarnos a estos animales y a su entorno. Eso es debajo de 900 metros de hielo y a 260 kilómetros de los barcos donde están nuestros laboratorios”, comentó Griffiths.


 

‘Mundos alienígenas’ y los mejores documentales del reino animal


Comparte esta noticia
Scroll to Top