En Guerrero retienen a empleados del gobierno; piden alto a tala de pino

Comparte esta noticia

Los empleados federales y estatales se encuentran en buenas condiciones de salud. Foto:especial
Ernesto Méndez

CIUDAD DE MÉXICO.

Hartos de la falta de atención a sus denuncias por la tala de árboles de pino, pobladores de Jaleaca de Catalán en la sierra de Guerrero, mantienen retenidos desde la tarde del jueves a nueve inspectores y técnicos de Profepa, Semarnat, Conafor y del gobierno del estado.

En entrevista con Excélsior, Marco Antonio Arcos Fuentes, comisario del poblado ubicado a 67 kilómetros de la cabecera municipal de Chilpancingo, informó que los empleados federales y estatales se encuentran en buenas condiciones de salud, no están golpeados y tienen acceso a agua y comida.

Reveló que solo uno de ellos se queja de algunas secuelas que le dejó el Covid-19, enfermedad que enfrentó hace un mes, pero nada que ponga en riesgo su vida.

Las personas detenidas e incomunicadas son tres inspectores de Profepa, dos técnicos de Semarnat, dos técnicos de Conafor, un empleado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Estado (Semaren) y un técnico del Programa Estatal Forestal.

En la mañana trajimos al médico, les hizo exámenes para constatar que están bien, se les está dando comida, están retenidos pero no están amarrados”, precisó. 

 

Foto: especial

 

El comisario de Jaleaca de Catalán advirtió que el pueblo no está dispuesto a dejarlos ir hasta que la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores González, y la titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Blanca Alicia Mendoza Vera, “den la cara y pongan un hasta aquí a la tala”, que desde hace aproximadamente cuatro meses realizan habitantes de Chicahuales, del vecino municipio de Heliodoro Castillo.

Ellas son las culpables, las que autorizaron los permisos, Semarnat y Profepa; están acabando con las barrancas, abriendo brechas, y esto nos está generando graves problemas porque ya no tenemos agua”, alertó.

Marco Antonio Arcos Fuentes dijo que la zona impactada es bastante grande y que incluso en el acta que levantó el personal retenido reconoce que hay una tala total, “pero así se la ha llevado el gobierno, no da soluciones”.

La gente ya se cansó y por eso está tomando cartas en el asunto, y quieren que las titulares se presenten, porque han fallado las dependencias”, insistió.

El pasado 4 de febrero, alrededor de 200 pobladores de Jaleaca de Catalán marcharon a la sede del Gobierno de Guerrero en Chilpancingo, para exigir alto a la tala de árboles, pero ante la falta de respuestas mantienen retenidos a los inspectores y técnicos de Profepa, Semarnat y Conafor, en una región abandonada, donde es común la siembra de amapola.

Visita nuestra Última hora


Comparte esta noticia
Scroll to Top