Israel, un ejemplo de estrategia para la vacunación

Comparte esta noticia

Fue así que con la disposición del bioquímico se establecieron una gran cantidad de centros de vacunación, más allá de las propias clínicas: desde pabellones, carpas en medio de las ciudades e incluso estacionamientos donde se aplicaron en promedio hasta 200 mil dosis diariamente. 
Fue así que con la disposición del bioquímico se establecieron una gran cantidad de centros de vacunación, más allá de las propias clínicas: desde pabellones, carpas en medio de las ciudades e incluso estacionamientos donde se aplicaron en promedio hasta 200 mil dosis diariamente. 
Enrique Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO. 
 
Un sólido sistema de salud, la rápida adquisición de la vacuna, pese a su elevado costo y el gran despliegue médico para su aplicación, han colocado a Israel como líder y ejemplo en este proceso para reducir rápidamente sus casos de contagio y muertes por Covid-19.   
 
El doctor Julio Wainstein, especialista en medicina interna y fundador de la Unidad de Diabetes en el Centro Médico Edith Wolfson en Tel Aviv, destaca para Excélsior cuatro factores que han llevado a esta nación a lograr, en solo siete semanas, vacunar con al menos una dosis a más del 42 por ciento de su población, 3.6 millones de 9 millones que la componen y con la segunda dosis al 26 por ciento, lo que representa haber aplicado en total 6 millones de vacunas.  

“En Israel existe lo que se llama seguro médico nacional obligatorio, es decir, todos los ciudadanos de Israel tienen seguro médico, puedan o no puedan, están todos asegurados con cuatro cajas mutuales que dan la seguridad de sanidad”.
 
Esta protección médica permitió contar con un registro digital inmediato de todas las personas para programar vía página de internet, aplicación móvil o teléfono su inmunización. 

Aunado a ello, se constituyó una comisión de seguimiento, control, eficiencia y seguridad de la vacuna, formada por epidemiólogos y especialistas con la intención de establecer los grupos prioritarios, obtener datos y dar seguimiento a cada una de las aplicaciones.
 
En el caso del contrato con Pfizer, no se escatimó en la compra y se adquirieron en casi el doble del costo original, alrededor de 28 dólares por inyección, unos mil 100 pesos por las dos dosis.

 

 
“Hicieron acá los cálculos y que si esto va a permitir salir y abrir todos los negocios y que la economía vuelva a funcionar decidieron que es conveniente pagar lo que pidan y pagaron el doble de lo que cuesta”.
 
Fue así que con la disposición del bioquímico se establecieron una gran cantidad de centros de vacunación, más allá de las propias clínicas: desde pabellones, carpas en medio de las ciudades e incluso estacionamientos donde se aplicaron en promedio hasta 200 mil dosis diariamente. 

Los grupos prioritarios fueron el personal que trabaja en hospitales, en la comunidad y en los asilos, incluyendo los adultos mayores.
 
Luego de ello, fueron vacunados distintos líderes de la sociedad y la política, entre ellos el primer ministro Benjamín Netanyahu, para dar confianza en la vacuna, así como los grupos con morbilidades, maestros, trabajadores públicos, mujeres embarazadas y ahora, todos los menores de 50 años.
 
Caso especial, contó el médico de origen argentino, pero con residencia desde hace 54 años en este país del medio oriente, son los jóvenes, que, ante la reticencia a la vacuna, por miedo o valor a no enfermarse, se ha debido establecer por parte del gobierno una especie de carnet o pasaporte de sanidad para que quienes no cuenten con él no puedan acceder a viajar, visitar centros comerciales, cines o sitios de entretenimiento.
 
“Y así una serie de cosas, o sea que por un lado darles un buen incentivo a los que se vacunen y los que no se vacunen darles algo para que lamenten que no están vacunados porque si no, no vamos a llegar a los 70 o 75 por ciento de la población vacunada que es a lo que queremos llegar”.

 

      
 
Pese al avance, el especialista reconoce que aún no se puede cantar victoria, mucho menos intentar regresar a la situación que se vivía antes de la pandemia y una de estas razones es la mutación de este virus cuyas variantes siguen surgiendo.
 
“La respuesta a cuándo concluirá nadie la tiene, nadie la sabe, pero uno de los factores importantes es que va a pasar con las mutaciones porque el virus puede cambiar de tal modo que todas las vacunas que tengamos no sirvan para nada. Si eso va a ser así vamos a estar en una situación muy fea”
 
“Si no es así, será en 2021 cuando podamos regresar a una actividad mayor y cuando la mitad del mundo se encuentre vacunado podremos estar más optimistas”, sostuvo. 

De acuerdo con las recientes cifras oficiales, Israel acumula 703 mil casos de coronavirus, 972 enfermos graves, 367 con respiración artificial y 5 mil 219 muertos. 

La meta de vacunación al 75 por ciento de la población se pretende alcanzar a principios del mes de marzo.

 

 

 

Si das click en la siguiente imagen podrás acceder a nuestras galerías:

 

Visita nuestras Galerías

 

Te podrían interesar las siguientes Notas Particulares: 

 

 

En el siguIente video:

 

Conductor le ‘avienta’ la camioneta a policía, así la defienden ciudadanos

 

 

 

 

Si das click en la siguiente imagen podrás acceder a noticias en tiempo real:

Visita nuestra Última hora

 

 

Sé parte junto con nosotros del poder de la tecnología.  Youtube es soportado por los navegadores web más difundidos y en Excélsior TV/Multicast somos ya un millón de suscriptores. No te quedes fuera e infórmate de la manera más precisa y oportuna. 

 

Logo youtube de Excélsior TV
 
 
«pdg»
 
 

Comparte esta noticia
Scroll to Top