La caducidad del poder

Comparte esta noticia

En nuestra calidad de padres de familia, casi todos usamos el poder; no solo eso, abusamos del poder con nuestros hijos. En este tiempo de ver películas, volví a ver El experimento, una película que trata precisamente de un experimento sobre la naturaleza humana que realiza una persona, y para ello contrata a un grupo de hombres que, después de entrevistarlos y estudiar su perfil, son elegidos para dicho experimento.

Para ello son internados en una prisión en la que jugarán un rol durante 2 semanas: unos serán los presos y otros serán los guardias, y serán observados a través de cámaras. Se les proporcionan algunas reglas y el experimento comienza. La película va mostrando el día a día y la interacción entre ellos, y nos va mostrando la transformación que van sufriendo las personas que juegan los roles.

Es impresionante darse cuenta cómo los que tienen el rol de guardias, personas que antes del inicio del experimento, durante su entrevista, platicaron de su vida y sus circunstancias, y a quienes se les vio débiles y apocados, ahora, con un uniforme y una macana en su cintura, se convierten en personas prepotentes, autoritarias y capaces de cometer los más brutales abusos en contra de los que juegan el rol de presos, aun cuando estas personas les recuerdan que eso solo es un experimento. Al jugar el rol de autoridad, los participantes se olvidaron de ser personas y de considerar al otro como una persona igual a ella.

Si queremos construir relaciones amables y sólidas, en la que los padres podamos participar generando que el talento interno de nuestros hijos aflore y lo usen para su desarrollo, es importante influir en ellos con otro tipo de autoridad, la autoridad moral. La que se gana con el ejemplo, el trato justo y el respeto por el otro, con una comunicación abierta y la expresión de sentimientos. De lo contrario, no nos extrañe que en un corto tiempo, quizás durante o justo después de la adolescencia, nos demos cuenta que usar el poder con nuestros hijos llegó a su fecha de caducidad.


Comparte esta noticia
Scroll to Top