LA GLORIETA

Comparte esta noticia

Sobrevivir. Después de meses de sortear las dificultades económicas que ha traído consigo la pandemia del coronavirus, los restauranteros de Culiacán parece que por fin verán una luz al final de este túnel. La apuesta es que, con motivo del Día del Amor y la Amistad, las ventas por sus servicios se incrementen y logren recuperar un poco de lo perdido. Las expectativas están puestas en este día, 14 de febrero, aunque ya desde días atrás se ha manifestado un ligero aumento. Y no solo en el sector restaurantero, sino en el comercio en general. Según lo que ha manifestado Miguel Taniyama, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), en este período pandémico, el sector entró en una modalidad de solamente sobrevivir, lo que se agravó durante los primeros días del año, con la llamada “cuesta de enero”. Por eso, dice el reconocido chef, ahora las expectativas para este Día del Amor y la Amistad son altas, sin dejar de ser realistas.

La vida. El tema de la despenalización al aborto ha sido en Sinaloa difícil de consensuar, de cara al derecho a la vida. Hay grupos que están a favor de deshacerse del producto por parte de la mujer, si así lo decide, sin que haya un castigo penal de por medio, ya que, argumentan, ella es dueña de su cuerpo. Pero también están los colectivos que pugnan por la vida de cualquier persona, aun estando recién concebida. Y, en medio de esta discusión, en el Congreso del Estado de Sinaloa hay la pretensión de que legalice el aborto y aquí los votos estarían sumamente divididos, precisamente por la presión social que ejercen quienes están a favor y los que están en contra, como el caso de los diputados morenistas Pedro Villegas Lobo, Yeraldine Bonilla Valverde y José Antonio Crespo que, según señalan, están a favor de despenalizar el aborto, mientras su compañero de bancada, el legislador Apolinar García Carrera, se pronuncia por el derecho a la vida. Por lo pronto, algunas organizaciones, como ProVida, ProFamilia y personas autollamadas como ciudadanos en defensa de las libertades y derechos humanos, realizaron ayer una caravana que inició en el Jardín Botánico y que concluyó precisamente en el recinto parlamentario, luego de recorrer algunas calles de la ciudad. En el edificio sede del Poder Legislativo, los diputados Apolinar García y Elva Margarita Inzunza recibieron un manifiesto por parte de los integrantes de este convoy, al que se unieron grupos religiosos y que en su trayecto llevaban consignas como “No al aborto, sí a la vida”, “Salvemos ambas vidas”, “Regálanos una vida”. Cabe señalar que este movimiento se replicó en otras ciudades, como en Los Mochis.

Depuración. El que puso el dedo en la llaga fue Ricardo Jenny del Rincón que, en su calidad de consejero ciudadano del Consejo Estatal de Seguridad Pública, señaló que, en Culiacán, la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal requieren una reingeniería y que casi el 50 por ciento de los elementos se debe depurar. Claro que esta declaración no es nueva ni será la única en el sentido de la descomposición que existe en las corporaciones policiacas de casi todos los niveles. Pero aquí, resulta interesante lo que refiere Del Rincón sobre los exámenes de control y confianza que, dice, arrojan que casi la mitad de los agentes son clasificados como no aptos. Si es así, es, en verdad, preocupante saber que la seguridad y prevención de las y los ciudadanos está en manos de personal incompetente. O quizá sí sean competentes para otras funciones que no sean precisamente la paz y la tranquilidad social. 


Comparte esta noticia
Scroll to Top