Las estrategias de campaña

Comparte esta noticia

No hay confrontación electoral sin teatro. En toda campaña política se tiene que actuar, simular, hacer ruido y llamar la atención. La pugna abierta por el poder la representan los candidatos de cada partido. Estos tienen que desempeñar un papel que les fue asignado y encargarse de atraer la confianza de los electores. Pero, ¿qué hacen para construir posibilidades de triunfo?

El candidato de la coalición PRI, PAN PRD, Mario Zamora, utiliza una técnica conocida como storytelling. Esta consiste en convencer al elector contando historias, principalmente personales, para llegar a la zona emocional del votante. Circulan videos al lado de su esposa donde relatan cuándo se conocieron, cómo se enamoraron, así como diversas anécdotas de su vida familiar. 

Pero en este proceso electoral, esta no parece ser la mejor estrategia. Solo revela que falta una lectura más apropiada del contexto. El elector hoy no quiere escuchar historias de vida. Necesita y exige solución a sus problemas. Busca a un líder, que luche a su lado en contra de aquellos que considera responsables del deterioro en sus condiciones de vida. 

El candidato de Morena, Rubén Rocha, utiliza la estrategia denominada “a la sombra del árbol”. Es decir, en todas sus acciones saca a relucir la figura de AMLO como manto protector. De ahí su reiterada propuesta de “incorporar Sinaloa a la 4T”. Eso significa ganar la elección para poner la entidad al servicio del Gobierno federal y reproducir localmente todos sus programas y acciones.

Pero el electorado sinaloense exige respuesta a sus problemas. Agricultores, ganaderos, pescadores, mineros, ecologistas, promotores de cultura, pequeños empresarios, universitarios, profesionistas y muchos otros grupos sociales, están sumamente molestos por el trato que han recibido del Gobierno de la 4T. Hacer campaña a la sombra de AMLO tampoco funcionará.

El candidato de Movimiento Ciudadano, Sergio Torres, también tiene definida su estrategia de campaña: golpear, golpear y golpear. Tampoco comprende que los electores ahora son menos receptivos al escándalo mediático. Hoy tiene otros problemas prioritarios, como desempleo, falta de ingresos, salud e inseguridad pública. Debido a ello, no presta atención a la campaña de MC.

El candidato del Partido Sinaloense, Héctor Cuen, sustenta su campaña electoral en la estructura universitaria que ha construido. Muy amplia y sólida, por cierto. Sin embargo, no es suficiente, porque no ha logrado trascender hacia otros espacios de la vida política estatal. Por eso no genera una verdadera expectativa de triunfo.

Hasta hoy, las campañas electorales no han sido enfocadas adecuadamente. Todos están pensando en cuestiones personales y no están haciendo uso de la política. Los candidatos deberán cambiar su forma de ser, de pensar y de actuar. Hasta hoy carecen de perspectiva política, y están fuera del contexto que preocupa a los sinaloenses. 


Comparte esta noticia
Scroll to Top