Las franquicias y su efecto multiplicador

Comparte esta noticia

Las franquicias, en cualquier lugar del mundo, tienen un efecto multiplicador, de generación de riqueza, desarrollo y nuevos empleos. Es una forma de invertir que da como resultado seguridad y ventajas, en comparación con iniciar un negocio de forma separada.

Nuestro país cuenta con alrededor de mil 500 marcas de franquicias, un estimado de 75 mil puntos de venta, facturación de alrededor de 4 mil 500 millones de dólares y genera 900 mil empleos directos.

En México, a partir de los años 80, empezaron a desarrollarse las franquicias con la llegada de las primeras que procedían de Estados Unidos: McDonalds, Pizza Hut, KFC, por citar algunas de las primeras.

En el caso específico de Sinaloa, se tienen 41 franquicias, negocios 100 por ciento sinaloenses que ya se expanden con luz propia en este modelo de negocios. Ahí están, por ejemplo, La Belle Pouppe (un negocio de salón de belleza), Capta Vale, Full House Burguer, Güero Roll Sushi, Cárnico, Mr. Pancake, Narachips, por citar algunos de los más recientes.

Sinaloa, con un potencial enorme para que crezca este modelo de negocios, es un importante referente en la producción de alimentos. Seguimos siendo una de las zonas importantes que aporta granos al país, con actividades que soportan nuestra economía, como lo son la agricultura, ganadería y pesca.

Es por ello que la gran disponibilidad, diversidad y oferta en el giro de negocios de alimentos alienta para que este tipo de modelo de negocios, como son las franquicias, se consoliden.

Recientemente, en el lanzamiento de la convocatoria 2021 del programa desarrolla Tu Modelo de Franquicia, el vicepresidente de la Asociación de Franquicias de Sinaloa, Nicolás Spinola, nos confió que el modelo de franquicias “representa una oportunidad comercial de trasladar los negocios a otros formatos. La franquicia es un móvil para poder consolidar un modelo de negocios ya establecido y que comparte dividendos, al entrar en una participación de modelo de franquicia se estandariza, se eficientiza y se rentabiliza el modelo de negocio. Las empresas, al participar en este modelo, sufren cambios favorables en su operación y rentabilidad”.

Y fue muy claro: “Sinaloa tiene un potencial enorme en varios municipios en giros de alimentos, servicios, logística, aplicaciones, pero siempre ganará el tema agroalimentario”.

Nos compartió que en el 2020, modelos de franquicias se  quedaron en vías de comercialización o de desarrollo, no pudieron consolidarse en su momento, pero que están volviendo a agarrar nuevas fuerzas para poder soportar la operación y volver a consolidar su modelo.

El 2021 puede ser un año favorable, porque representa una oportunidad para la empresa en redireccionar su modelo y enfocarlo a una nueva demanda en donde agrupaciones como Afrasin tienen identificada para guiarlos hacia modelos y formatos nuevos de negocios.

Lo importante en este tipo de asesoría y conducción de gente experta en el tema es que abona a una mejor economía y desarrollos de nuevos modelos de empresas, más robustos y fuertes, que ayudan a miles de familias para su sostenimiento.

Lo importante, nos comparte Carlos Clouthier Gastélum, presidente de Afrasin, es que en el caso de Sinaloa es un gran campo de oportunidades para que los empresarios se animen, y sus marcas de productos y servicios se expandan.

El objetivo es promover en el empresariado un crecimiento más acelerado y controlado por medio de franquiciatarios, dado que la inversión es más grande cuando se quiere crecer solo.

La meta es que cada día más empresarios conozcan esta herramienta de crecimiento para sus negocios, un modelo de negocios que en Sinaloa está creciendo. En el 2020, a pesar de la pandemia, cinco nuevas franquicias surgieron;en un estado en donde la actividad de producción de alimentos es la número uno.


Comparte esta noticia
Scroll to Top