Por caprichos, sin gas ni energía

Comparte esta noticia

Se suceden los apagones de energía en el noreste del país, ya en dos ocasiones en las últimas semanas, ha habido otros en la península de Yucatán, y se amplían a distintas regiones de la república. Para la Comisión Federal de Electricidad, una vez la culpa es de incendios de pastizales y ahora la responsabilidad es del clima y la falta de gas proveniente de Texas, por la congelación de ductos causados por las heladas.

Aquello de los pastizales o la saturación de oferta (también a eso lo atribuyó) no tiene sentido, lo del frío sí, pero el problema no es el clima, sino las políticas que el gobierno federal, vía la CFE y la Secretaría de Energía, quieren imponer, acabando con la pasada reforma energética, impulsando en los hechos una contrareforma que es ilegal e inconstitucional y que busca regresar el rol monopólico a la CFE basados en la utilización de combustibles fósiles.

No hay gas porque la CFE no dispone de depósitos para reservar gas por más de 48 horas y la mayoría proviene de Estados Unidos. Ayer el presidente López Obrador habló que eso demostraba la necesidad de la autosuficiencia, pero una vez más encaró mal el problema, y quiere solucionarlo con políticas de los años 70.

No somos autosuficientes porque el gobierno ha bloqueado las inversiones privadas en la explotación de yacimientos de gas que existen en diferentes puntos del país y en forma notable en la llamada Cuenca de Burgos, que abarca 12 municipios de Tamaulipas, 10 de Nuevo León y 12 de Coahuila, paradójicamente la misma zona donde ahora no hay energía. Esa cuenca se extiende hacia Texas, y en ese estado de la Unión Americna se extrae el gas, que se podría extraer de nuestro lado de la frontera, para venderlo a México.

Existen, dentro del propio gobierno federal, planes de inversión, con empresarios extranjeros y nacionales (podrían ser inversiones 100 por ciento nacionales si así se lo proponen) que contemplan inversiones de decenas y decenas de miles de millones de dólares para explotar esa cuenca y otras regiones del país, de forma tal que podríamos ser absolutamente autosuficientes para el abasto de gas. En los proyectos están contemplados los gasoductos y vías de aprovisionamiento para que ninguna empresa en ninguna zona del país se quede sin gas, muchos menos las plantas de la CFE. No es una hipótesis, son propuestas concretas y listas para echarse a andar.

Ese era un de los planes de inversión que mantuvo en sus oficinas Alfonso Romo desde noviembre del año antepasado y que el presidente López Obrador nunca aprobó. Romo renunció a su cargo. No es el único proyecto, otros funcionarios de la propia Presidencia le presentaron a López Obrador otro amplísimo plan energético, avalado sólo por empesarios mexicanos, sin injerencia externa, y mucho más amplio aún que el que había desarrollado la gente de Romo con el CCE. Se trataba, una vez más, de decenas de miles de millones de dólares en inversión privada directa.

También fue desechado, porque en ambos casos no se garantizaba la preeminencia de una CFE que, lisa y llanamente, no tiene recursos, y si los tuviera no los debería utilizar en ello, para ni remotamente emprender inversiones de ese calado.

Es verdad que en algunas de esas exploraciones se tendría que usar la técnica del fracking, que el gobierno federal también prohibió sin explicación alguna. El fracking es debatido desde que comenzó a utilizarse hace años, pero se ha eficientado en forma notable, cada vez requiere menos agua y sus resultados son mejores. Tanto que gracias a ello, Estados Unidos goza ya de autosuficiencia energética, y con los planes para energía limpia y renovable que implementará Biden se convertirá, ya lo es, en un fuerte exportador de energía.

Aquí vemos cómo el sistema de generación de energía comienza a colapsar, porque sencillamente no da a vasto, y pese a que tenemos enormes posibilidades de generar energía, de gas, eólica, solar, éstas simplemente son desechadas por caprichos ideológicos. Pese a que los recursos privados disponibles para afrontar ese reto, lo mismo que los proyectos, ahí están. ¿No resulta criminal no utilizarlos cuando vivimos la mayor crisis económica contemporánea?

MÁS CRÍMENES EN VERACRUZ

Apenas ayer le informábamos del asesinato de la expresidenta municipal de Cosoleacaque, Gladys Merlín Castro y su hija Carla, ambas militantes priista que buscaban una candidatura por el PRI, pero con contactos también con Morena. Fueron asesinadas aparentemente a manos de su equipo de seguridad. El gobernador Cuithláuac García, antes de investigar lo sucedido, lo atribuyó a venganzas de “cacicazgos”. Ahora se dio otro asesinato, el del candidato a presidente de municipal de Texistepec, José Luis Flores Sabiur, también en el sur de Veracruz. Y muy cerca de allí, también en el sur, en el municipio de Agua Dulce, fue asesinado Salvador Santillán y su esposa Marisol, cuando transitaban con su automóvil por el centro de la ciudad, acompañados por su hija de 11 años y fueron atacados por un grupo armado. A pocos metros, fue ejecutado otro sujeto aún sin identificar. Siguen en Veracruz los crímenes violentos ligados a candidaturas locales, a veces al crimen organizado metido en política y sigue también la impunidad.


Comparte esta noticia
Scroll to Top