TIPAT: Australia y México, mucho más que socios comerciales

Comparte esta noticia

La recuperación económica posterior a la pandemia de covid-19 requerirá que los gobiernos del mundo realicen ajustes significativos y continúen con la liberalización del comercio y las reformas a nivel multilateral, regional y nacional. Retroceder al proteccionismo y adoptar una postura a ultranza, que privilegie lo que acontece al interior de los países en materia de política comercial y económica, no hará sino agravar las caídas del Producto Interno Bruto y las recesiones generadas a nivel mundial.

Varios países, entre ellos Australia, están contemplando estrategias de diversificación de mercados para las importaciones y exportaciones, así como reforzar cadenas de suministro internacionales como esfuerzos de reconstrucción económica.

Afortunadamente, tanto Australia como México forman parte del Tratado de Integración Progresista de Asociación TransPacífico (TIPAT), que abarca las economías de la región Indo-Pacífico, y que posiblemente será motor de crecimiento económico mundial en un futuro cercano. La excesiva dependencia o apertura a un mercado puede ser lucrativa, pero si las condiciones se tambalean, puede producirse rápidamente un decrecimiento económico.

Ser parte de un acuerdo plurilateral como el TIPAT puede mitigar estos riesgos y, junto con un conjunto en común de reglas de origen, puede reforzar las cadenas de suministro internacionales entre sus miembros. El acceso liberal a mercados y normatividad sólida también proporcionan a los miembros del TIPAT transparencia, previsibilidad y apertura necesarias para facilitar el aumento de flujos comerciales. También establece las condiciones para atraer inversión extranjera directa.

Otra ventaja del TIPAT es que, mediante las disposiciones acerca de la adhesión, ofrece la posibilidad de que los miembros acuerden por consenso el ingreso de miembros nuevos o adicionales y, de tal manera, aumentar la importancia económica del acuerdo a lo largo del tiempo.

Dicho esto, los beneficios sólo pueden mantenerse si las normas o condiciones de acceso al mercado no se ven diluidas mediante un proceso de expansión. Preservar el nivel de ambición negociado por sus 11 miembros es de vital importancia.

Es innegable que el TIPAT es un importante acuerdo de libre comercio económico plurilateral y regional. Pero paralelamente a la implementación en curso del TIPAT, y a la ratificación por parte de algunos miembros, también debemos seguir trabajando de forma cooperativa y en colaboración en la reforma de la OMC.

Tenemos que ser capaces de forjar acuerdos multilaterales que puedan aportar beneficios económicos a las 164 economías que hoy en día son miembros de la OMC. El crecimiento global debe acompañar al crecimiento regional si queremos ser testigos de un regreso a los niveles de actividad económica previos a la pandemia de covid-19. Avancemos todos en el mismo rumbo.

Espero sus comentarios en downunder.mexico@dfat.gov.au o en Facebook y Twitter como @AusEmbMex

*Embajador de Australia en México

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comparte esta noticia
Scroll to Top